jueves, 14 de noviembre de 2013

Galletas decoradas "emoticonos"


Rescatados del cajón de los recuerdos os traigo esta semana un pequeño capricho inspirado en los conocidos emoticonos, figuras que me inspiraron unos diseños juguetones y graciosos para unas galletas de glasa. Y los traigo a colación porque lamentablemente y por algún tiempo, espero que corto, mi mujer, Ángeles, no se encuentra en disposición de hacernos disfrutar con sus deliciosos dulces. Por hacerlo en equipo, y pese al ánimo un tanto alicaído, decidí que seguiría con esta tarea que tan agradables momentos nos depara y que nos ha permitido conocer tan maravillosa gente. Problemas laborales derivados de una dolencia la han conducido a un estado de estrés que nos tiene ciertamente preocupados, pero que esperamos quede en nada en un breve espacio de tiempo.



He rebuscado entre las letras de Victoria y he hallado momentos en que ficción y realidad entretejen sus hilos para que el pasado y el presente se muestren tan afines. No hubiese sospechado que los caminos de la gente fuesen coincidentes en tan alto grado. No obstante, ¿quién no se verá reflejado de algún modo en las palabras de Victoria?
Por tratarse de una receta archirepetida os dejo algunas fotos y un fragmento de Victoria. Que lo disfrutéis.


Querido Andrew:
Ya no sé qué más nos puede pasar. De la noche a la mañana estamos solas María del Carmen y yo, como quien dice en la calle, sin trabajo ni beneficio, auxiliadas por la beneficencia y poco después realquiladas en un viejo inmueble de renta baja. Cuánto echamos de menos nuestros escasos muebles, nuestras pulcras habitaciones y ese vecindario que tantas alegrías y pesares nos provocó.
Hemos acudido a los servicios sociales para que nos auxilie momentáneamente en este tiempo de escasez y nos aporte aquellas cosas básicas sin las que nos resulta imposible vivir; ¡Diós quiera que no exitan otros tiempos como éstos! Estoy buscando un trabajo que me permita ocuparme de la niña sin dejarla en manos extrañas, pero acabada la guerra esto es un caos de personal desocupado, combatientes de retorno, jubilados y funcionarios; todos mamando de la misma vaca, estrujando a los que estamos en edad de trabajar. He visto algún local, pero nuestra situación no nos permite privarnos de una sóla de las libras que atesoramos. ¿Quién sabe qué nos deparará el futuro? No me arrepiento de lo que hiciste Suri, a pesar de las consecuencias, una y mil veces te alentaría a repetirlo. Ese ser odioso con el que te casaste no merece pisar este mundo. La soberbia, la prepotencia, su despiadado proceder no duda en aplastarnos como a gusanos bajo su bota, y a pesar de eso nos arrastramos una y otra vez por la tierra que él hoya buscando nuestro lugar. Me pregunto si alguna vez los que son como él habrán sido felices y la respuesta es no; imposible sin lugar a dudas. Su sonrisa es una falsa máscara que oculta la frustración, la tristeza y el odio. Sí, odio hacia todo aquel que les supera, no importa la faceta, en gallardía, en apostura, en inteligencia o en simpatía, qué más da, el caso es sentirse inferiores para entonces asestar su golpe de autoridad, autoerigirse en los más bellos, fuertes o sabios. Cuán engañados no viven en su mentira permanente, desnuda al tiempo por cualquier nimiedad que les delate; su imperfección les somete, les tortura y les envenena hasta la inmolación, no pueden superar su soberbia y orgullo y acaban solos abandonados, ciegos de autocomplacencia. Me niego a ser así, pues el propio metal acabará con ellos, no saciarán sus fauces con migajas y buscarán por encima de la sangre donde colmar sus caprichos bajo el tamiz de un éxito perecedero.
Vienen sembrando los campos de cadáveres, algunos bajo tierra y otros insepultos caminando errantes por una sociedad sin ley o debería decir con la ley que les ampara, en la que campan a sus anchas, en la que se sienten protegidos e inmunes. Y a esos monstruos los hemos creado nosotros, con nuestra servidumbre, con la fe ciega en la honradez, en su humanidad, en su cordura; y ahora encontramos orates que gobiernan nuestras vidas, la próxima y la lejana, con el desparpajo de una locura de infaustas consecuencias. El futuro deparará una sociedad más igualitaria, más equilibrada, o quizás no. La duda me asalta, y temo por una María del Carmen arrojada a la jaula de las fieras cuando yo no pueda socorrerla. Sé que buscas soluciones y que cada penique ahorrado procede de tu pecunio, te tengo confianza y saldremos adelante, pero para ello necesito que camines a mi lado, déjate de dorar la píldora a aquéllos que te abandonarán cuando no les seas útil, que te darán una patada en el culo, una palmadita en la espalda y un gracias como pago por tus servicios. ¿En verdad vas a continuar con esta farsa? Retorna a nuestro lado para enfrentar la vida que nos aguarda, en la que gastar cada gramo de energía que nos quede. Edifiquemos con el esfuerzo allá donde los pies nos lleven un horizonte de tranquilidad para los tres. De los muelles de Southampton parten los buques cargados de ilusionados compatriotas que anhelan una esperanza en la tierra de la libertad; quizás nos marcan el camino. Allí está Julen y tal vez él sea nuestra última oportunidad. No me faltes en esta nueva aventura, tuya por siempre, Victoria, uno de diciembre de 1947.


9 comentarios:

  1. Deseo que te recuperes pronto Angeles, nada más importante que la salud.
    Todos nuestros cariños.

    Rosa.

    ResponderEliminar
  2. Angeles, espero que te recuperes lo antes posible y no sea nada que no se pueda curar con cierto reposo. Descansa, tomate el tiempo que necesite el cuerpo y el alma y recuerda que te estaremos esperando.
    Un besazo
    Vir

    ResponderEliminar
  3. Siento que no te encuentres al cien por cien. Tómate tu tiempo porque estaremos esperandote.
    Ya sabes que me encanta todo lo que haces.
    Un beso enorme.
    Mercedes

    ResponderEliminar
  4. Seguro que unos días de descanso físico y mental vendrán de maravilla y dentro de nada nos estarás obsequiando con tus dulces y bonitas ideas
    Un beso muy fuerte ^^
    Sonia

    ResponderEliminar
  5. Siento mucho saber que no estés bien Angeles :( Descansa y desconecta de todas las fuentes de estrés, recupérate y tomate tu tiempo. Aquí estaré cuando vuelvas, para seguir las aventuras de Victoria y disfrutar con tus dulces creaciones. Muchos besos :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola! Acabamos de descubrir tu blog y te seguimos desde ahora. Ojalá que también te guste nuestro espacio :D
    ¡Un abrazo grande de parte de los tres!
    www.melodiasporescrito.com

    ResponderEliminar
  7. Ängeles, siento que no estés bien. Ojalá puedas alejarte poco a poco de todo lo que te produce estrés, y mejores poco a poco. Espero que vuelvas al blog y te sirva como "terapia" desestresante y relajante. Un besico y recibe toda mi energía positiva. Esperaremos a que vuelvas cuando te encuentres mejor.

    ResponderEliminar
  8. Ángeles yo estoy pasando por un momento muy muy malo con la enfermedad de mi marido...pero esto me ayuda a desconectar un poco. Cuidate.

    ResponderEliminar

Me gustan tus comentarios, me encanta leerlos todos, gracias por molestarte en escribirlos.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...